Hot drop forging

Hot drop forging

Ramponi

Es importante recordar que algunas tecnologías son inmejorables para la obtención de las mejores características mecánicas posibles: la forja en caliente es emblemática en este caso.

Cuando Oscar Eckenstein, el famoso inventor de crampones, entró en 1909 en el humeante taller Grivel en Les Forges en Courmayeur, la familia era conocida entre los alpinistas ya por la calidad de sus piolets.

La historia cuenta que el viejo Henry, polémico y siempre listo para reírse, usaba para convencer a los clientes más cautelosos sobre la resistencia de sus herramientas el golpeo con ellas sobre el enorme bloque de granito de la puerta de su taller. Pero, ¿de dónde viene esta resistencia y sobre todo, esta confianza en sí mismo? Precisamente a partir de la técnica de la forja en caliente, exactamente la misma que produjo las hojas de la espada de Damasco y de Toledo, mundialmente conocidas por su gran resistencia. El acero no tiene las características de frío y uniformidad que solemos darle, pero son más bien grupos de cadenas de moléculas que se alinean y se distribuyen ellas mismas de acuerdo a las líneas de fuerza creando así la fuerza de la pieza de hierro.

Un poco como las fibras de madera que se seleccionan en función de su formación natural para obtener la resistencia necesaria. La gran ventaja del acero es que puede moldearse a la forma en que se desea cuando se calienta al rojo, a la temperatura de (unos 950ºC). En este punto se puede modificar a través de ser golpeado el ajuste de sus fibras de acuerdo a las líneas de fuerza que se necesita para obtener la máxima resistencia en la dirección que queremos: por ejemplo siguiendo la longitud de una hoja un piolet. En resumen: las fibras de acero están internamente alineadas en una secuencia casual, estas pueden ser re-alineadas en la dirección que queremos cuando el acero se calienta a una temperatura determinada y luego se golpea forzando la alineación deseada. Esta operación, seguida por el tratamiento térmico (lo que antes se conocía como templado que fija de forma permanente la estructura interna), es precisamente conocida como forjado en caliente. Es así como se obtienen del acero las mejores características y las formas deseadas. Ningún otro proceso no ha conseguido ni conseguirá mejores resultados: Consulta a un especialista en la metalurgia y te lo confirmará.