ISO 9001

Gestión de calidad ISO 9001

Serie di bastoni

Otro aspecto importante en lo que respecta a las montañas es la gestión de la calidad del producto; Grivel se enorgullece en ser el pionero y de estar siempre al día en este ámbito. Nuestros padres y abuelos que abordaron de forma eficaz estos problemas en el pasado con el conocimiento y la experiencia acumulada a lo largo de los años garantizaban la calidad de la producción y, de hecho, muchos clientes aún confían en nosotros, sobre esta base.

Por supuesto una de las principales ventajas de trabajar en la base del Mont Blanc es tener el campo de pruebas tan cerca: solo un paso fuera de la fábrica y podemos empezar a golpear sobre el hielo!

Durante la década de 1980 nació la idea de dar una garantía de los productos. En 1992 Grivel, el primero en su campo, decidió utilizar GS Geprüfte Sicherheit de TÜV en Munich para certificar los productos. Esto garantiza la coherencia entre nuestros productos, la que los clientes esperan y la que la compañía prometió. Esto es lo que realmente se destaca de la calidad: la satisfacción del cliente con lo prometido.

Hoy en día existen sistemas de gestión y técnicas que están implementadas dentro de una empresa que utiliza un sistema de gestión de calidad, que utilizado correctamente, puede en última instancia resultar un sistema de certificación de calidad por un organismo oficial externo (por ejemplo TUV) según las normas ISO, Organización Internacional de Normalización, el único organismo reconocido a nivel mundial. Picche

Esta es la razón por la cual empezamos a introducir un sistema de gestión de calidad empresarial en 1994. En 1996 fuimos galardonados, otra primera vez en nuestro campo, con la certificación ISO9001 sistema de calidad.

Uno podría preguntarse ¿por qué molestarse en hacer la vida más complicada con un extraño que viene una vez al año para meter la nariz en Grivel para comprobar que sabemos lo que hacemos y lo que hemos estado haciendo durante los últimos 200 años? La respuesta es fácil: porque estamos en el siglo 21 y nuestro mercado es el mundo entero. Cuando una empresa decide vender en todo el mundo, entonces debe tener en cuenta las reglas de la globalización y las de comercio internacional. No es suficiente con aceptar e implementar sin hacer trampas (seriamos descubiertos de inmediato), sus socios globales necesitan tener la garantía de lo que se prometió en términos de calidad, plazos y precios se mantenga.